“SI NO SABES ADÓNDE VAS, CUALQUIER CAMINO TE SIRVE”

Con esta frase provocadora de Lewis Carrol, iniciamos nuestro programa “MOTIVOS PARA LA ACCIÓN”, el primero de la metodología paso a paso con que entrenamos las 4 habilidades básicas del buen empresario: Motivación, Organización personal, Habilidad comercial y Liderazgo,  que identificamos como 4 CAJAS DE COLORES: VERDE, AZUL, AMARILLA Y ROJA, respectivamente.

            En esta primera CAJA VERDE , los gerentes y directivos de las pymes pueden entender la energía interna que necesitan para dar un nuevo impulso a su vida y su negocio y descubrir el ¿QUÉ? y el ¿PARA QUÉ? que marcará la dirección para adquirir el máximo compromiso con su plan de acción empresarial y vital.

            Este primer programa consta de un itinerario de 5 etapas con el que avanzarán en el camino correcto que te llevará al éxito en tu desarrollo empresarial, familiar y personal.

PASO 1: LO PRIMERO, SABER LO QUE REALMENTE QUIERES

Tener un sentido o propósito en la vida constituye el mayor aliciente que las personas pueden tener para levantarse de la cama. Descubrir ese “IKIGAI”, tu razón de vivir, es la base del desarrollo personal.

Los legítimos deseos y aspiraciones de cada persona constituyen la gasolina de nuestras acciones, aquello que nos hace movernos. Aprenderemos la diferencia entre los deseos y los sueños.

Trabajaremos los valores propios que son aquellas pautas o cualidades personales que establece cada individuo a fin de adecuarlas a su estilo de vida y definir su personalidad, basadas en su educación, sus experiencias y su propio desarrollo.

Alinear los objetivos con tus valores resulta fundamental. Cuando tus acciones no están alineadas con aquello en lo que crees, tus objetivos no consiguen tener el grado de compromiso necesario y se quedan en el tintero.

Redactarás tu misión personal, una declaración sobre la clase de personas en  que nos queremos convertir. Algo más que un simple enunciado.

PASO 2: VISUALIZA TU FUTURO Y TOMA CONCIENCIA DE TU PRESENTE

Mira las cosas no como son, sino como pueden ser. El poder de la visualización  supone una herramienta muy poderosa. El futuro se origina siempre en nuestro cerebro, y lo proyectamos basándonos en nuestra imaginación.

 Sin embargo, realmente, el presente es el único lugar dónde podemos trabajar ya que tanto el pasado y el futuro se configuran en nuestra imaginación en función de las percepciones que tenemos en un determinado momento.

Visualizar las distintas áreas de la vida con dinámicas como la rueda de la vida nos ayudará a tomar conciencia de cada una de estas áreas y de nuestra satisfacción personal en cada una, para ser capaces de detectar nuestras áreas de mejora más importantes.

Como cuando realizamos un viaje, lo primero es saber dónde queremos ir, pero el segundo paso es conocer desde dónde partimos, cuál es nuestro punto de origen. Debemos saber qué llevamos en nuestro equipaje y qué vamos a necesitar y necesitamos adquirir.

Y una vez que tenemos el destino, el origen y sabemos nuestros recursos, llega el momento de elegir las rutas y saber cuál va a ser nuestra prioridad en el itinerario.

PASO 3:  USA HERRAMIENTAS PARA TRABAJAR CON OBJETIVOS

Se pueden distinguir dos tipos de metas u objetivos; Objetivos finales y Objetivos de rendimiento. Distinguiremos unos de otros porque nosotros sólo podemos trabajar con los segundos, que dependen al 100% de nosotros.

Aprenderemos a definir correctamente un objetivo de calidad que sea inspirador con un enfoque positivo de manera que sea capaz de mantener unos altos niveles de energía y motivación.

Una vez hemos definido nuestro objetivo, es preciso filtrarlo, es decir formularlo de forma correcta, y para eso se aplicarán diversos filtros al objetivo, a través de preguntas según el modelo SMART.

Por supuesto, el logro y la consecución de los objetivos mejor enunciados, depende de la disposición de seguir un proceso paso a paso. La planificación de objetivos o metas facilita que se produzcan los valiosos resultados esperados.

Y naturalmente, el registro de nuestros avances a corto plazo nos proporciona el feedback necesario para ajustar nuestro plan de acción y evaluar la idoneidad de nuestro camino a la meta.

PASO 4: SUPERA TUS BARRERAS

Si puedes encontrar un camino sin obstáculos, probablemente no te lleve a ningún lado. Lo normal es que el proceso esté jalonado de barreras y lo importante es que sepamos cómo superarlas, aprendiendo en cada momento.

Muchas de las barreras que tenemos están causadas más por lo que pasa en nuestra cabeza, por  los modelos que tenemos integrados en nuestro sistema cognitivo que por “la realidad” del mundo que nos rodea. Por ello tendremos en cuenta las fases del proceso de aprendizaje, a nivel del comportamiento, emociones y creencias:

Descubriremos cómo superar bloqueos de comportamiento: Todos tenemos un autosaboteador dentro. Existen muchas maneras de autosabotearse y, desafortunadamente, pocas veces se da uno cuenta de que lo está haciendo ya que  suelen ser inconscientes.

Veremos cómo superar bloqueos emocionales: Toda emoción tiene siempre una intención positiva hacia quien la evoca, es decir “la emoción trata de protegernos de algo/alguien”. Identificar y gestionar estas emociones es la base para superarlas.

El último nivel es el más difícil,  superar bloqueos a nivel de creencias: Las creencias son organizadoras de nuestra forma de percibir, pensar y actuar, dirigen nuestra conducta al nivel más profundo. Diferenciaremos las creencias limitantes y potenciadores y transformaremos las primeras en las segundas.

En este punto es esencial hacer fluir la creatividad. No es tan importante encontrar la respuesta correcta, sino generar tantas opciones creativas como sea posible. La estimulación mental que se produce al buscar alternativas resulta un seguro de éxito.

PASO 5: DESARROLLA TU CAMINO AL ÉXITO

El éxito es algo que todos buscamos, pero lo realmente importante es saber qué es lo que significa el éxito para nosotros. Intentaremos responder a esta pregunta: ¿Qué es el éxito para ti?

Fijándonos en dónde ponen el foco las personas y en los resultados que obtienen como consecuencia de ese enfoque podemos entender el origen de su éxito o de su fracaso. Explicaremos de una forma muy gráfica cómo afecta el foco temporal a tres tipos de personas: las depresivas, las ansiosas y las exitosas:

El éxito depende de la acción y esta acción se articula en  un proceso sucesivo para alcanzar nuestros objetivos según un modelo tradicional occidental. Podemos establecer una secuencia en la escalera del éxito personal: basada en la concreción, planificación, motivación, autoconfianza y fuerza de voluntad

Resulta muy interesante, así mismo, contar con un punto de vista más oriental y para ello vamos a contraponer lo anterior con los pilares para encontrar nuestro ikigai: basados en la humildad, el desapego, la armonía, los detalles y el estar en el presente.

Por último, el objetivo final de este programa es construir un plan de acción para alcanzar un objetivo que se ha definido claramente, a partir del análisis valiente de la realidad y con el mayor abanico posible de alternativas, para conseguir el máximo compromiso con la acción.

Si estás interesado en participar en el programa, aún estás a tiempo. Solicita una entrevista personal en nuestra página web:

Y recuerda que “Tú posees ya el tesoro, nosotros sólo tenemos el mapa.”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Suscríbete a nuestro Boletín, te mantendremos informado con noticias de actualidad