Relato #1 EL CAPULLO DE MARIPOSA

A finales del año pandémico de 2020 publiqué una serie de relatos relacionados con el coaching. Relatos, que hoy en día, siguen teniendo vigencia.

El poder de los relatos, de las pequeñas historias para aprender cómo encarar las situaciones y las emociones que nos rodean sigue siendo igualmente potente para los adultos y más tras esa pandemia que dio la vuelta a nuestra vida como un calcetín. Por eso quiero reeditar esta selección de los mejores relatos de coaching que me han acompañado en los momentos más conscientes de mi crecimiento y desarrollo personal. Espero que estos relatos te ayuden a elevar el ánimo y encarar el futuro con más energía.

Relato #1 EL CAPULLO DE MARIPOSA

Para entender que el coaching va más allá de querer ayudar

“Érase una vez un niño que paseaba por el campo, observando con curiosidad todo a su alrededor como hacen todos los niños. A un lado del camino observó cómo, de una rama colgaba un capullo de mariposa y en su interior  se adivinaba un  pequeño animalito que intentaba abrirse paso a través de aquella masa de fibras blancas entrelazadas que formaban  el blanquecino capullo. Estuvo largo rato contemplando cómo el bichito iba intentando abrir un orificio entre las hebras pero no conseguía abrir la más mínima grieta. Y mientras el capullo se balanceaba y se deformaba por el esfuerzo de la mariposa que se vislumbraba peleando en su interior, al niño le dio mucha pena y decidió ir a buscar un  palito para ayudar a la pequeña mariposa.

Armado de un palito de madera y sus pequeñas manos, el niño fue soltando la capa fibrosa del capullo poco a poco. Hizo primero un minúsculo a agujero y lo fue ampliando delicadamente  hasta que La mariposa, así, puedo encontrar un hueco suficiente para salir.  Pero al liberarse, la mariposa cayó bruscamente al suelo y allí mismo, delante del niño, la mariposa arrastrando lastimosamente su cuerpo débil y sus alas arrugadas, finalmente  murió.

Aquel niño, cargado de buenas intenciones, con voluntad de ayudar y evitar el sufrimiento a la mariposa, no comprendió que el esfuerzo de aquel insecto para abrirse camino a través del capullo era absolutamente vital y necesario, pues esa era, precisamente, la manera que la naturaleza había dispuesto para que las alas cogieran fuerza, y estuviera lista para volar una vez hubiera salido al exterior.”

(Adaptado de Jorge Bucay)

Cuando vemos a alguien crecer, sufrir o hacer algo que le cuesta, nuestra tendencia “samaritana” nos lleva a quererle ayudar y acortar su periodo de crisis. Así sobreprotegemos muchas veces a los hijos, a la pareja,  a los amigos, a los trabajadores a nuestro cargo, y no los dejamos crecer a su ritmo. Y al presionarles les hacemos más débiles y sin fuerzas para ser autónomos, completos y maduros. El coaching propone respetar los ritmos de aprendizaje interno del cliente y dejar que la fortaleza de cada uno aflore desde dentro. Aceptar que cada persona es capaz de superar sus obstáculos es la mejor forma de ayudarle.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Últimas Noticias

Suscríbete a nuestro Boletín, te mantendremos informado con noticias de actualidad